Noticia de la web del Club.- El delantero del Eibar admite que con los entrenamientos colectivos el equipo va “cogiendo el ritmo y las sensaciones”

El delantero del Eibar Kike García ha destacado que los jugadores están “muy mentalizados” para conseguir “el bonito objetivo que tenemos” de continuar una temporada más en Primera División.

En declaraciones a los medios oficiales del Club tras el entrenamiento de hoy en Atxabalpe, Kike García ha dicho el equipo está “cogiendo las ideas del míster, cogiendo el ritmo y esperemos que nos salgan las cosas”.

A su juicio, va a ser importante estar bien física y mentalmente, saber llevar jugar con los estadios sin público y tener “una pizca de suerte”. “Quien mejor sepa llevar eso va a conseguir muchos puntos, esperamos estar en ese grupo”.

El delantero manchego admite la mejoría que suponen los entrenamientos colectivos. “La primera semana fue más difícil. Esta semana con los grupos estás más a lo que es el fútbol, compitiendo, yendo al choque, que te centren. Eso es el futbol que nos vamos a encontrar cuando esto empieza y poco a poco vamos cogiendo el ritmo y sensaciones”.

“Estamos entrenando duro para empezar cuando nos digan desde arriba para competir en las once finales que nos quedan”.

“Sabemos que este parón ha sido especial, no es como cuando nos vamos en verano. Todos hemos puesto de nuestra parte, hemos hecho un gran esfuerzo y desde fuera los técnicos y la nutricionista nos cuentan que estamos bien. Esperemos llegar con garantías”.

Mientras han estado confinados en sus domicilios, los jugadores han seguido siendo conscientes de que “te juegas la vida” en lo que resta de liga”. “Estamos con la mente puesta en que tienes que conseguir el objetivo. Quedan muchas jornadas para ello, lo tienes en la mente cada día y no llegas a desactivar como en verano”.

Kike García subraya que “personalmente lo que me da más pena es que no haya público. Vivo mucho el fútbol y la pasión de los aficionados, me encanta conectar con ellos. Ya se vio contra la Real Sociedad que es un ambiente frío. Vamos a echar mucho de menos a la afición, a Eskozia la Brava, que apoya hasta el final. Va a ser difícil, pero va a ser así para todos los equipos y tenemos que responder a ello”.

“Yo me siento muy querido por la afición, como se vio cuando regresé de la lesión ante el Levante con el recibimiento que tuve. Todos me han mostrado su cariño y vivo mucho con ellos. El fútbol tiene que ser así, pero nos vamos a dejar la vida e intentar que le llegue todo nuestro esfuerzo y nuestra ilusión a casa. Ojalá que todo salga bien y volvamos a juntarnos otra vez en Ipurua cuanto antes”.

Sobre su situación particular, ha dicho que está “con muchísimas ganas de poder ayudar al equipo y esperando con ilusión empezar y que todo salga bien”.